Primera entrega: Vejigante al acecho 2

Por Manuel A. Santos Collazo

  1. La eficiencia policiaca:

Ya estaba entrada la mañana cuando la pronta respuesta forense llegó al lugar. El detective Garay ya se encontraba en el lugar de los hechos y analizaba la escena, mientras finalizaba de sorber el líquido de su acostumbrado vaso desechable de café. Como de costumbre, los oficiales encargados de restringir el área habían hecho lo posible por mantenerla lo más intacta posible, es decir, la escena estaba más revuelta que un corral de puercos. Y arrastrado a una esquina, apartada a la vista de curiosos, se encontraba el cadáver mutilado.

Continuará…

Licencia Creative Commons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s